El Hinojo

Su origen: El hinojo es planta nativa de la zona meridional de Europa en especial de la costa del mar Mediterráneo, donde crece en estado silvestre. Sevilla como su tierra nativa y en el Huerto del rey Moro se siente en casa, segura y explayada. ES UNA PLANTA GENEROSA. Desborda sus dones:
íšnica en su especie. Su nombre cientí­fico es Foeniculum vulgare y es la única especie del gánero Foeniculum aunque pertenece a una familia más amplia, la Apaiceae, familia en la que se incluyen al apio, el cilantro, el eneldo, el aní­s y el perejil. El hinojo es versátil y perenne. Tanto los tallos, flores, semillas y bulbo nos regalan sus múltiples cualidades como aromática, especia y hortaliza que aportan muchas propiedades nutritivas, gustativas y curativas. Planta de los dioses. Los griegos, especialmente guerreros y sacerdotes la utilizaban para regular su apetito, ya sea por ayuno o por exceso de alimentos, por lo que se le consideraba una planta que favorecí­a a los que hací­an ofrecimientos a los dioses. Sus dones curativos desde las semillas hasta el bulbo:
Aminoácidos, que incrementan las defensas del sistema inmunitario (alanina). La arginina necesaria para el crecimiento muscular y la reparación de los tejidos y la histidina como vasodilatador y estimulador de jugos gástricos. í‰stos ayudan a combatir la anemia, la artritis y úlceras. El aspártico para ayudar a expulsar amoniaco y glutámico como tónico, anti ulceroso y para ayudarnos a incrementar la capacidad mental. Las propiedades medicinales que popularmente (en comunidades indí­genas principalmente) se le atribuye al hinojo son para resolver trastornos del aparato digestivo o bien llamados: “bilis, cólicos biliares, cólicos estomacales, cólicos de criaturas (cólico del recián nacido), corajes (enojos), diarrea, mala digestión, esponjamiento (inflamación) del estómago, gases, malestares estomacales, vómito y para regular el apetito”. Como antioxidante. Como muchas especias, el hinojo contiene su propia combinación única de fitonutrientes que le dan una fuerte actividad antioxidante. El compuesto fitonutriente más fascinante del hinojo es el anetol, el componente principal de su aceite (extraí­do de las semillas). Se ha demostrado que el anetol del hinojo
ayuda a prevenir la aparición de cáncer. El aceite de hinojo tambián ha demostrado ser capaz de proteger el hí­gado de posibles daños tóxicos. El bulbo del hinojo es una excelente fuente de vitamina C que es el principal antioxidante soluble en agua, capaz de neutralizar a los radicales libres en todos los ambientes lí­quidos del cuerpo. La vitamina C que se encuentra en el bulbo del hinojo es antimicrobiana y una gran ayuda para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico. Como complemento alimenticio: El hinojo es buena fuente de fibra que ayuda a reducir los niveles elevados de colesterol y que tambián elimina las toxinas potencialmente carcinógenas del colon. Además de su fibra, el hinojo es buena fuente de ácido fólico y una excelente de potasio, todas estas propiedades son necesarias para la salud cardiovascular y colonaria.
Tanto el bulbo como el tallo, las hojas y las semillas son de sabor y aroma delicadí­simo, que puede ser aprovechado de mil maneras en las que la imaginación sea posible, ya que a pesar de ser de un gusto anisado, su nobleza hace más sutil el sabor en el paladar. Su uso en la cocina está estrechamente relacionado con las formas en que comúnmente se cocina el perejil, la zanahoria, el eneldo o el cilantro (guisos, ensaladas, caldos) Además de poder usarse como al aní­s (postres, licores).
CREMA DE HINOJO CON PUERRO HINOJO (bulbo, tallos y hojas) PUERRO MANTEQUILLA AJO, LAUREL O PIMIENTO O ROMERO CRUTONES
Se sofrí­e en la mantequilla el puerro y el bulbo de hinojo finamente picados. Se coloca en la batidora algunos tallos de hinojo previamente hervidos (con el agua donde fueron hervidos) y ajo al gusto (puedes agregar la mitad del puerro y el bulbo sofritos). Se agrega la mezcla batida en lo sofrito y se sazona con sal y el laurel, la pimiento a el romero (obviamente lo que les guste). Agrega algunas hojas del hinojo (las finas) finamente cortadas y mientras se hierbe y se fusionan los sabores se mueve constantemente. (Si prefieres más espeso y no eres vegetariano pueden agregarle un poco de caldo de gallina). Al servir pueden agregar los crutones.
ADEREZO CON SEMILLAS DE HINOJO ACEITE DE OLIVO PIMIENTA SEMILLAS DE HINOJO HUEVO SAL
Se muelen en mortero las semillas de hinojo y la pimienta. Dejen reposar las semillas y pimienta molidas en el aceite de olivo. Batan el huevo con la sal y mezclen con el aceite en reposo poco antes de servir. ¡Rico en las ensaladas!
*Recomiendo la mezcla de manzana, hinojo y cebolla para rellenar tomates, pimientos y berenjenas. Y claro, el hinojo es muy rico crudo en ensaladas.
¡Y que aproveche el hinojo!

Mayo 2014, escrito por Monze

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail